fbpx
Entrevistas

Pedro Pascal: A un paso del trono

26 agosto, 2014

Compartir:

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Pocos saben que Oberyn Martell, el príncipe de la serie Game of Thrones, es chileno. Su historia es particular, asI como su retraída personalidad: No da detalles de su vida privada, ni le gusta que le pregunten sobre ella. Nos recibe en algún lugar de Manhattan para conversar de su trabajo. Próximamente se verA en la serie Narcos por Netflix (2014).


Texto: José Manuel Simian

Foto: Brent Weber

Cuando el 10 de julio se anunciaron las nominaciones a los premios Emmy de este año, muchos fans de Game of Thrones estallaron de ira por internet. ¿Por qué? Porque a pesar de que la exitosa serie de HBO había acaparado 19 nominaciones (más que ninguna de sus competidoras), ellas no incluían una para el actor chileno-estadounidense Pedro Pascal. Con su interpretación del príncipe Oberyn Martell, Pascal se había convertido en uno de los personajes favoritos de la serie hasta la comentada e impresionante escena de su muerte. Pero a Pascal la idea de quejarse por no haber sido nominado le causa gracia.
“Sería absurdo”, dice con voz decidida de actor teatral una tarde de verano en Manhattan. “Es mucho más de lo que puedo pedir el haber llegado a interpretar un rol así de bueno en un show así de bueno con un elenco tan potente y con la mejor iluminación que me ha tocado en televisión. Sería un honor, pero no era algo que esperara”.
Pascal habla principalmente en inglés, aunque a veces lo salpique de palabras en castellano o conteste los correos en su mensaje materno cuando su interlocutor es hispanoparlante. Nació en Santiago en 1975 como José Pedro Balmaceda Pascal (su nombre artístico lo escogió tanto “por como suena” como para honrar a su madre), pero a los nueve meses su familia buscó asilo político en Dinamarca. Y poco después iniciaron su vida en Estados Unidos, primero en San Antonio, Texas (en cuya universidad trabajaba su padre) y más tarde en Orange County, California. En 1993 Pedro se instaló en Nueva York para estudiar teatro en NYU, y la Gran Manzana ha sido su casa desde entonces, a pesar de que también pasa buena parte del año en Los Ángeles.
“¿Quieres que te dé mi dirección?”, dice con un humor que suena frontalmente chileno ante la pregunta de en qué barrio de la ciudad vive. Pero luego confiesa que desde hace 12 años que reside en Red Hook, un viejo sector portuario de Brooklyn que ofrece refugio del frenético ritmo de la ciudad gracias a estar lejos de las líneas de metro y a pasos de los muelles. “Me encanta que tiene una vibra de verdadero barrio: conozco a la dueña del deli de la esquina, a la gente que atiende en el café, y he visto a muchos de los niños de mis vecinos crecer a través de los años”.
Y luego agrega un detalle que lo delata como artista: “Además, la luz es buenísima”.

Mark Tomaras

Cuando habló con SML, Pascal se preparaba para hacer las maletas tras cinco semanas interpretando a Don John en un montaje de Much Ado About Nothing del prestigioso festival Shakespeare in the Park que se realiza en el Central Park de Nueva York desde 1954. Su próximo proyecto, sin embargo, lo pondrá de vuelta en la televisión: la serie Narcos, de Netflix. “Se trata de la misión estadounidense para capturar y matar a Pablo Escobar luego de que se convirtiera en Enemigo del Estado”, dice Pascal con entusiasmo. “Vamos a filmarla en Colombia en agosto, y la dirige José Padilha, el brasileño que hizo
el remake de Robocop y las películas de Tropa de elite”.
En Narcos, Pascal interpretará al agente de la DEA Javier Peña, uno de los dos líderes de esa misión, quien en la vida real acaba de jubilarse precisamente en San Antonio, donde Pascal pasó su infancia. Por eso, antes de Colombia, la próxima parada del actor es en Texas, donde pasará un tiempo con Peña para interiorizarse del personaje.
“¿Que no parezco chileno? ¡Eres el primer chileno en decirme eso!”, contesta Pascal sorprendido y con una cuota de orgullo por su identidad ante la pregunta de por qué muchos de los roles que consigue en la televisión y en Hollywood tienen nombres latinos (Óscar Castro, David Pantillo, Juan Badillo, el propio Peña) a pesar de que él no en caja necesariamente en el estereotipo hispano de Hollywood. “¡Tengo 27 primos hermanos en Chile que se parecen mucho a mí! ¡Mi papá vive en Chile, mi hermano menor vive allá también y yo me identifico mucho como chileno!”
“Pero la verdad es que al final vas a la audición para un rol y te lo dan o no te lo dan”, elabora sobre el debate de los estereotipos de minorías que rondan a Hollywood y los medios estadounidenses. “En algunas circunstancias sí están buscando un tipo muy específico, y el llamado de casting puede ser modelado muy específicamente en términos de altura o color de piel o lo que sea. Pero si miras a los personajes que he interpretado en series como Graceland -el agente del FBI Juan Badillo-, no creo que el ser latino haya jugado un rol en conseguirlos. Más que nada, creo que es un privilegio poder interpretar distintos roles y cambiar la forma en que se perciben los estereotipos. Ojalá lleguemos a un punto en que actores de minorías étnicas sean puestos en los roles principales de películas y series sin que esos papeles hayan sido escritos explícitamente para ellos”.
Terminada la conversación, Pascal volverá a lo suyo, a hacer las maletas, a ver amigos, a “atar cabos sueltos” en la ciudad antes de partir a su nuevo proyecto. Narcos es lo único que tiene en carpeta por el momento, pero su idea es seguir repartiendo su trabajo entre el teatro (“Siempre quiero volver a él, porque es donde comencé”) y la televisión (“HBO y Netflix son los verdaderos líderes en términos de gustos culturales de nuestros días”), mientras su carrera sigue el meteórico ascenso gatillado por Game of Thrones. Y cuando tenga tiempo, volverá a Chile a visitar a su familia como hace una vez por año. “Es maravilloso tener ‘deberes familiares’ en un lugar tan hermoso como Chile”, dice. “Mi hermano chico está estudiando teatro, pero todavía no he podido verlo actuar. Eso es algo que realmente espero hacer la próxima vez que vaya. Eso y explorar el lado más artístico de Santiago.” SML

Foto: Brent Weber

Más Artículos