fbpx
Perfil

Joaquín Niemann

12 diciembre, 2018

Compartir:

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

A SUS 20 AÑOS (2018) YA CAMINA EL FAIRWAY COMO UN VETERANO. EN UN 2018 DONDE PASÓ DE JOVEN PROMESA A GOLFISTA CONSOLIDADO, JOAQUÍN NIEMANN NO SE MAREA CON LOS PREMIOS Y ELOGIOS RECIBIDOS. MIENTRAS ALGUNOS YA LO CONSIDERAN EL MEJOR GOLFISTA CHILENO DE TODOS LOS TIEMPOS, EL PRIMER DEPORTISTA CHILENO EN SER TESTIMONIAL ROLEX SOLO PIENSA EN ESCRIBIR SU HISTORIA UN TIRO A LA VEZ.


Testo: Manuela Jobet  Fotos: Alberto Galán

Jack Nicklaus, el mítico “Oso Dorado”, el jugador  que más majors tiene, uno de los mejores en la historia en pisar una cancha de golf. Su trayectoria y su conocimiento del juego tienen un peso específico cuando dice que Joaquín Niemann “puede ser el primer
sudamericano en convertirse en el mejor amateur del mundo”. Joaking no es un “invento de la prensa” o una estrella fugaz. Su sólido presente y su corta edad son motivos para ilusionarse con un futuro promisorio en la elite del Golf mundial.

¿Cómo partió tu carrera en el golf ? ¿A qué edad y por qué llegaste a este deporte?
Me agarró muy rápido, como si fuera natural. A los dos o tres años tenía un palo de plástico y lo llevaba a todas partes. Veía una pelota y le pegaba sin que nadie me hubiese enseñado. Mi papá jugaba golf como amateur y mi mamá hockey, que aunque no es lo mismo, sí hacía deporte. Además vivimos un tiempo en un club de golf y todas las tardes, después del colegio, me iba a jugar para allá. Pero fue algo súper personal, nadie me lo impuso.


¿Cuándo decidiste dedicarte profesionalmente al golf ? Porque en el fondo es una apuesta arriesgada.

En octavo básico me di la chance de probar para ver si realmente era bueno. Me vine de Talagante al colegio Athletic Study Center que es para deportistas y tiene un horario cortísimo, de 8:30 a 11:30. No tenía asistencia y podía entrenar e ir a los viajes para especializarme en mi disciplina. Ahí fue cuando dije que era lo que quería porque además me estaba yendo bien. Por suerte siempre tuve el apoyo de mi familia.

Eras muy chico cuando tomaste esa decisión, ¿tu vida cambió mucho?
Lo bueno del golf es que te abre muchas puertas. En segundo o tercero medio estaba jugando bien y me ofrecieron beca en Estados Unidos, entonces al irme podía elegir entre estudiar o dedicarme al golf. Ya en cuarto medio decidí que no quería ir a la universidad porque no me gustaba estudiar y no era muy bueno para eso. No le ponía mucho empeño al estudio porque lo que me gustaba era jugar golf. Ahí decidí dedicarme a ser profesional.

¿Cómo te sientes respecto a tus ex compañeros de colegio y las diferentes etapas que están viviendo?
El golf te exige mucho, debes sacrificar muchas cosas. En octavo tenía que decirle que no a los compañeros que me invitaban a sus cumpleaños, pero siempre ha sido así y ahora ya lo entienden. Cada vez que estoy en Chile trato de ir a verlos y pasar tiempo con ellos, pero la vida del golfista es súper solitaria, tienes que estar entrenando, pensando cómo puedes ser mejor y tratar de no distraerte. Si te distraes es fácil que todo se complique. Hoy mis amigos del colegio están todos estudiando, pero también tengo muchos amigos del golf con los que estamos en las mismas. Nos gusta salir a jugar temprano, hacemos asados y todo gira en torno a esto. Yo vivo con Claudio Correa en Jupiter y tengo dos amigos -Carlos Bustos y Toto Gana- que viven en Boca Ratón que queda a una hora y nos vemos harto también.

¿No te da pena saltarte etapas?
Al revés, me gusta demasiado el golf y vivo de lo que me gusta, no lo hago obligado. No sé si mis amigos que estudian en la universidad lo hacen porque les gusta o porque lo tienen que hacer, pero a mí el golf me encanta y lo disfruto. No lo veo como un trabajo.

Después de convertirte en el número uno del Ranking Mundial Amateur vino un reconocimiento nacional y ahora todo Chile está pendiente de tu carrera, ¿cómo fue dejar el bajo perfil?, ¿te has acostumbrado a eso?
Ha pasado muy rápido todo. Este año fue el súper impulso desde que agarré mi tarjeta de PGA, pero lo rico y lo bueno de vivir en Estados Unidos es que uno no está tan consciente de lo que pasa acá en Chile. Allá solo pienso en qué voy a hacer mañana y a qué hora voy a ir a jugar. De repente mi mamá me cuenta lo que sale en las noticias o en los diarios, pero no le doy tanta importancia.

Hoy estás realizando el PGA Tour a nivel profesional, y por tu desempeño muchos especialistas te posicionan como el mejor golfista en la historia de Chile, ¿cómo ha sido hasta ahora la competencia, y qué metas concretas tienes?
La competencia en el PGA es por lejos la más alta de cualquier tour mundial y creo que eso me da la motivación de querer ser cada vez mejor. Cada semana tienes que jugar increíble para pasar el corte y estar jugando los primeros lugares. Este año me he dado cuenta de que hay que dar la menor ventaja posible, que un mínimo detalle puede hacer una gran diferencia. Tengo suerte de tener un tremendo equipo y la idea del próximo año sería ojalá, ganar un torneo.

Eres muy joven y a la hora de jugar demuestras ser un jugador muy maduro, ¿cómo mantienes la concentración en los minutos decisivos?
Creo que el golf es 99% cabeza. Vas a ver el PGA Tour y todos le pegan igual de bien, estás en la cancha de práctica y con cada jugador uno queda impresionado de cómo le pega, pero al final la diferencia la marca la cabeza, cómo uno sabe manejar cada circunstancia de presión, cada momento importante. Creo que los jugadores buenos marcan la diferencia ahí. Hay que tratar de mantenerse frío y no tener pensamientos de qué puede pasar en el futuro. Pienso que hay que mantenerse en el presente y mantener la actitud, independiente de si hiciste un hoyo bueno o malo. Los momentos en que necesito hacer algo bueno como un birdie, son momentos que disfruto mucho. Esa presión a mí me encanta y me siento cómodo.

¿Qué se te viene a la cabeza en esos momentos, cómo haces para controlarlo?
Es algo que con mi coach entreno harto. Para que no se me vengan pensamientos malos trato de pensar que el tiro es el mismo que haría un lunes practicando en mi casa o en la cancha de práctica. Trato de no pensar que estoy en un campeonato con gente mirando, porque al final es el mismo swing, solo que cambia la circunstancia. Me gusta imaginar que estoy en la cancha de práctica con un amigo y pienso “este tiro lo pego todos los días, cómo no lo voy a poder hacer ahora”.

Eres muy chico todavía pero tu carrera ha sido amplia, ¿cómo sientes que ha pasado el tiempo?
Cuando era ameteur tenía ansiedad de saber qué iba a sentir al jugar como profesional, pero el primer torneo que jugué como profesional era solo decir que era profesional porque lo sentí igual. Se me hizo muy fácil, nunca me sentí diferente. Hoy sí me siento con más confianza y más cómodo.

¿En qué ocupas tu tiempo libre?
Cuando estoy en Estados Unidos siempre tengo tres semanas de torneo y después una libre en la que me voy a Jupiter. Me tomo días libres de golf y voy a pescar con amigos en bote. Hace poco me estoy empezando a meter en eso porque me gusta mucho el aire libre y la playa.

¿Qué se siente ser uno de los Testimoniales de la marca siendo tan joven?
Me acuerdo que desde chico me llamaban la atención los Rolex que había en las partidas. Siempre vi que Rolex apoyaba muy fuerte el golf en Latinoamérica y el mundo, siempre lo vi detrás de los torneos juveniles. Ser Testimonial de una marca que tuvo a deportistas tan importantes es un tremendo reconocimiento, porque creo que no eligen a cualquiera.

¿Cuál es tu reloj favorito?
Detrás de esa respuesta está la mejor historia. En el Memorial, uno de los torneos que hace Jack Nicklaus, se me acercó la gente de Rolex a decirme que me acercara a conversar con él. Fui feliz porque es uno de mis ídolos del golf desde siempre. Nos sentamos y me dijo “¿tú crees que te tengo sentado acá para darte consejos o enseñarte algo? No, yo vine a darte tu Rolex”. Sacó la caja y me regaló un GMT. Ese fue mi primer reloj y obviamente es mi preferido. Tiene los colores que me gustan y que me lo haya regalado Jack Nicklaus lo hace especial.


¿Qué representa para ti una marca como Rolex?

Poder representarla me hace muy feliz. Lo tomo como un reconocimiento a mi carrera. SML

Más Artículos