fbpx
Sexy

Gala “¿Tímida? Para nada.”

26 diciembre, 2018

Compartir:

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

GUAPA. NO, GUAPÍSIMA. Y CON UN ACENTO ESPAÑOL CAUTIVADOR. UN ACCIDENTE QUE LA DEJÓ CON INJERTOS DE TITANIO EN LA CARA PERO QUE NO ALTERÓ NI UN ÁPICE SU BELLEZA. MEDIDA, SENCILLA, PERFIL BAJO. LA CHICA DE AL LADO. ESTE COCKTAIL DE INGREDIENTES CATAPULTARON LA IRRUPCIÓN DE GALADRIEL CALDIROLA (26), ACAPARANDO SUSPIROS MASCULINOS AL POR MAYOR Y ENCONTRANDO AL AMOR DE SU VIDA Y AL PADRE DE SU HIJA EN EL CAMINO.


Texto Manuela Jobet  Fotos Alberto Galán Producción Mari Mackenna – Dominga Sivori Maquillaje Rosario Carvallo Agradecimientos Restaurante Polvo – Hotel Boutique Castillo Roj0

Su primera aparición en la televisión chilena fue en una playa, sin nada de ropa. El contexto era reencontrarse con Marco Ferri, un italiano con el que tiempo atrás había tenido un affair y que luego de años la contactó para invitarla a participar en Volverías con tu Ex. En el reality de Mega, serían una de las muchas parejas que expuestas a cámaras y a otros antiguos amores, tratarían de retomar la relación.

El paso de Gala por ahí no fue fácil. Mientras luchaba por conquistar al italiano que recién salía de una intensa relación con Aylén Milla, debió enfrentar críticas y más de una ofensa. Si se hacía un moño, se reían. Si decidía dejarse el pelo suelto, también. La molestaban por la ropa que se ponía. Incluso de su pijama se burlaron. La acusaban de coquetearle a todos, decían que se hacía la víctima y más de un vaso de agua le llegó encima. Ella, paciente y templada aguantó, incluso cuando sus compañeros ponían en duda la emoción que sentía al recordar un grave accidente de auto que sufrió en 2012 y la dejó con la cara deshecha y la espalda rota.

Afuera, hombres, mujeres y la prensa estaban embobados por su belleza y la premiaban mandando mensajes de texto que se traducirían semana a semana en aplazar su permanencia en el encierro. “La gente te da su voto como un premio, pero yo muchas veces no sabía si tomármelo como eso o como un castigo. Me quería ir de ahí”.
Al salir, soltera, con diez kilos de más, habiendo adquirido el hábito de fumar tras tanto mal rato y viéndose tan linda como siempre, empezó a buscar formas para desmarcarse de su rol de chica reality. Pero al poco tiempo vería nuevamente su vida íntima expuesta aunque ya fuera del encierro. Su romance con Mauricio Isla acaparó los titulares de la crónica rosa, la cual festinaba con esta versión moderna y local de la Bella y la Bestia, de la guapa modelo que quedó flechada por el perseverante futbolista, quién fue a por ella con la misma convicción que se lanza al ataque jugando por Chile. El proceso de esta conquista no fue sencillo, algo que quedó de manifiesto en la propia voz del Huaso a través de los audios filtrados donde, paciente, estoico, cariñoso y confiado le espeta: “me saliste bastante tímida, eh”.

¿Eres tímida, Gala?
No, no soy nada tímida. No fui nada tímida con Mauricio tampoco, solo quería ver hasta dónde podía llegar. Porque lo bueno cuesta, ¿o no?

¿Te costó dejarte conquistar por Mauricio?
Tenía prejuicios antes de conocerlo. En Chile y en el mundo entero hay muchos prejuicios sobre los chicos del fútbol, que son mal portados, que no respetan el amor. Cosas que comprendo por la vida que llevan, donde pasan mucho tiempo solos, pero no todo el mundo es igual. Cuando encuentras a alguien que te llena, pones las cosas en una balanza. Y Mauro es una persona con muy bonitos valores.

¿Cómo es la vida que llevan en Turquía?
Estambul es una ciudad nueva para mi. Aunque hablan inglés, el idioma es muy diferente al nuestro y eso a veces complica un poco las cosas. A pesar de eso, no he sentido muchas diferencias culturales, porque hay harta diversidad. Nunca me he sentido observada por usar falda, por ejemplo. La vida allá me pilló con el embarazo y este último año
he estado demasiado tiempo en casa. Hay momentos en que me ahogo. No tenemos familia, ni amigos y eso es complicado porque he estado absorbida en función del embarazo, la niña, la casa.

¿Cómo es un día normal de Gala en Turquía?
Mi hija me despierta a las 8 en punto. Me levanto, le preparo su leche, juego con ella. Cuando tengo a alguien que me ayude, me voy a entrenar al gimnasio. Si bien allá existe la figura de nana, no me sentiría tranquila de dejar a Luz con una persona que no conozco, no me confío. De momento prefiero estar yo con ella, aunque sea un poco esclavizante. Varias veces viene Mauricio a almorzar así que le preparo algo y en
las tardes salgo a pasear al parque. Hoy mi vida es mi niña, pero ahora
que está un poco más grande estoy buscando la fórmula para salir un
poco de esa burbujita.

¿Te agobia?
Adoro ser mamá y estar al lado de Mauro, pero quiero hacer cosas
porque lo necesito y porque es un poco el ejemplo que le quiero dar a
mi hija. Quiero que vea que su madre es una persona que va por sus sueños, que es trabajadora y autosuficiente. Quiero ser un ejemplo para ella. Mi prioridad va a ser siempre mi familia, toda la vida, pero ahora último he logrado salir un poco de eso. Estoy con algunos proyectos de trabajo porque necesitaba moverme. A través del equipo de fútbol de Mauro conocí un buen contacto que trabaja con actores, modelos y
gente de los medios. Como vieron que yo tenía repercusión en Chile y
saben que acá las telenovelas turcas son un éxito, estamos con una idea en mente de hacerme un poco más mediática allá. Me están llevando a los eventos más importantes para captar la atención de la prensa. Su idea es hacerme un poquito conocida allá, captar la atención de la gente
y tener un papel -obviamente no protagónico-, en alguna telenovela.

¿Has actuado antes?
Nunca en mi vida, pero tampoco va a ser algo tan difícil. Si tengo que memorizar frases cortas en turco puedo, porque ya tengo la sonata. Sé cómo hablan y los acentos. No es tan fácil hacer carrera allá porque por el idioma, televisión no puedo hacer. Me han ofrecido ser modelo y aunque he hecho algunas cosas, pagan súper mal, entonces no me interesa enfocarme en eso.

¿Eres vanidosa?
Soy presumida más que vanidosa, porque también soy muy insegura.
Yo nunca me veo bien, siempre me veo los defectos.

 

¿Cómo te cuidas?
Me gusta cuidar mucho lo que como y hacer deporte, pero este último año me lo he pasado más con un moño y en pijama porque estoy con la niña en casa. Tampoco soy de las que se levanta y lo primero que hace es ir a maquillarse. Hago mucho deporte, de hecho entrené con mi personal hasta los seis meses de embarazo y cuido bastante lo que como.

Yo siempre cocino en casa y me gusta comer sano y variado. Como de todo menos cilantro, que me carga, aunque sé que a los chilenos les encanta. Trato de no exagerar con las grasas saturadas y si quiero pasta, me la como al mediodía y no en la noche. Me doy mis gustos, pero me los preparo yo misma.

¿Cómo enfrentaste tu nuevo cuerpo y cara después del accidente?
Tengo el arco cigomático, la órbita de abajo, el pómulo y el maxilar
reconstruido con cuatro placas de titanio y tornillos. Me costó dos
años recuperarme bien porque la cara rechazó el titanio. Tuve también lesiones en la espalda y fue un proceso largo, pero lo llevé bastante bien porque soy optimista y positiva, me cuesta hundirme. No soy de tendencia depresiva, soy de salir de ello. Obviamente tuve malos días, tristes y frustrantes, pero siempre sabiendo que me la iba a poder, que iba a caminar. Lo que más me preocupaba era lo de la espalda, porque con la cara linda o fea podía vivir, pero en una silla de ruedas hubiese sido muy difícil.

¿Qué te gusta hacer?
Siempre me ha gustado mucho la fotografía. No solo ser fotografiada, sino hacer fotos yo. Tengo una colección grande de fotos de atardeceres que he ido guardando de diferentes viajes. También me gusta escribir, tengo muchas poesías que he hecho desde pequeña. Versos, poemas. Durante un tiempo lo dejé de lado, pero es algo que me gustaría compartir con la gente. Me encantaría hacer un libro, pero no sé si me atrevo. Aunque dicen que en la vida tienes que tener un hijo, plantar un árbol y escribir un libro. Cuando era adolescente escribía de amor. De más grande me puse más filosófica, me planteaba diferentes cosas a través de la escritura. Ahora escribo de la visión que tengo de la vida. Hoy siento que mi deber en el mundo es proteger. Y eso no me pasa solo con mi hija, sino que cuando siento que alguien necesita protección o cobijo, siento que estoy para eso.

¿Qué opinión tienes del hombre chileno?
Yo voy a hablar por lo mío, por lo que me toca. Mauricio es muy respetuoso, muy familiar y de valores muy lindos, algo que es difícil de encontrar. Uno va probando, hasta que llega un hombre que te hace sentir que
todo vale la pena. Él es muy cariñoso, dulce y atento. Obviamente podemos tener diferencias, pero nunca ha tenido una palabra fea hacia mí. Es más bueno que el pan, como se dice en España. Además, es muy buen
papá. A muchas mujeres se nos cae la baba cuando vemos a un hombre paternal. Cuando encima es el padre de tu hijo, se cae más la baba aún. Verlo de papá de Luz me hizo enamorarme más todavía. Él ya era papá y yo veía su entrega, pero cuando es con tu propia hija, es muy bonito. Todo lo cariñoso que es con ella, es como que lo fuera también conmigo.

La carrera de los futbolistas es corta, ¿cómo te gustaría que fuera
tu vida en 10 años más?
Siendo egoísta, me gustaría que después de su carrera como futbolista no se dedicara más al fútbol. Si decide ser entrenador de un equipo obviamente siguen las concentraciones, los viajes, todas esas cosas que reconozco me cansan, porque paso mucho tiempo sola y él se pierde muchos momentos con sus hijas. Me encantaría que después de esto se dedicara a otras cosas. Eso me permitiría desarrollarme, trabajar. SML

Más Artículos