fbpx
Deporte

Botines de fútbol: Objeto de culto

13 octubre, 2020

Compartir:

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Tiempo de lectura: 2 minutos

LA OBSESIÓN DE LOS FANÁTICOS DEL DEPORTE POR ADQUIRIR CADA NUEVA ENTREGA DE LOS CODICIADOS BOTINES, HA LLEVADO A LAS PRINCIPALES MARCAS DE ZAPATILLAS A SACAR NUEVOS MODELOS CON UNA VARIE- DAD Y FRECUENCIA TALES, QUE ES DIFÍCIL EVADIR LA COMPARACIÓN CON LAS PASARELAS DE MODA.


Texto Nina Mackenna

Si pensamos en que los botines, en los pies de un aficionado, pueden durar bastante más que una temporada, no deja de sorprender la devoción y ansiedad con que ellos se abalanzan para reemplazarlos, cuales coleccionistas, ante el primer asomo de un nuevo modelo. El fast fashion llevado al deporte más masivo, y lejos quedaron los tiempos en que, como recuerda el experto (en fútbol y en moda) periodista Felipe Bianchi, los jugadores tenían que ir a la Zofri a comprar sus modelos de marca.

Los aficionados hoy juntan sus botines/trofeo en desuso, en un verdadero acto de culto. Puma, Adidas, Nike, New Balance, Umbro, y varios etc, sacan cada temporada, muchos nuevos modelos, y en muchísimas y variadas versiones, opciones de colores, formas y características. Los pies de los deportistas, pro y amateurs, serán ataviados cual papagayo, y que nadie deje de notar que están ahí. Pero, ¿son los botines de la tienda, los mismos que utilizan las estrellas profesionales del fútbol? Claro que no. Esos son prácticamente hechos a la medida, cual sastre de precisión quirúrgica. El brasileño Ronaldinho llevó el fetiche al extremo, al pedirle a Nike que le preparara un modelo especial con oro de 24 kilates incrustado.

A mediados del siglo XIX, cuando se inició el deporte, los botines llegaban a pesar un kilo y ahora pueden rondar los 100 gramos. Aquellos zapatones de los comienzos del fútbol tenían punta de acero y eran de cuero puro.

Previous
Next
ADOLF Y RUDOLF

Cuando Adolf Hitler estaba a punto de desaparecer, a finales de la Segunda Guerra Mundial, otro Adolf emergía para cambiar el rumbo del deporte. Dejaba de fabricar botas para las fuerzas armadas alemanas, pensando en hacerlo para los futbolistas. Era Adolf Dassler, quien en 1949 rebautizó a su compañía de zapatos inspirándose en su propio nombre. Así nació Adidas. La Alemania que ganó la Copa del Mundo de Suiza, en 1954, usaba los revolucionarios zapatos de fútbol Adidas que tenían toperoles removibles.

Su hermano Rudolf, con quien hasta entonces compartía el negocio de fabricar botas para el ejército alemán y zapatos deportivos, decidió abrir su propia empresa. Así nació Puma. Nike por su parte, entró más bien tarde en el mundo del fútbol, recién luego del éxito de la Copa Mundial de Estados Unidos 1994, la empresa puso sus ojos en el deporte de las masas. Los contratos millonarios de Ronaldo y Zinedine Zidane en 1998, fueron aprovechados en su momento para ganar popularidad. Para el Mundial de Corea-Japón en el 2002, Nike era una referencia obligada. SML

Previous
Next

Más Artículos